Rajoy activa el artículo 155 y aprueba reformar la Constitución

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy durante el pleno del Congreso español. EFE

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy durante el pleno del Congreso español. EFE

En caso de que el 19 no haya retornado Cataluña a la legalidad constitucional se activará el artículo 155 de la Constitución de 1978, que es dinamita pura por las grandes potestades que otorgan a los ejecutivos centrales sobre las comunidades autónomas.

En caso de que Puigdemont incumpla los plazos, o su respuesta no sea satisfactoria para el gobierno, este empezará a tomar medidas concretas bajo el Artículo 155 de la Constitución, que prevé la suspensión total o parcial de la autonomía de una región.

Los plazos otorgados al presidente catalán Carles Puigdemont fijan en el lunes 16, a las 10 de la mañana, el momento en el que debe haber contestado si "alguna autoridad de la Generalitat de Cataluña ha declarado la independencia y/o si en su declaración del 10 de octubre ante el pleno del Parlamento implica la declaración de independencia al margen de que esta se encuentre en vigor o no", según el requerimiento que ya ha recibido Puigdemont. Conforme a medios españoles como la cadena La Sexta, esta portada parece que quiere decir, con su tono irónico habitual, que los catalanes serían más "listos" si usaran las armas para pedir la independencia como ocurrió en la isla francesa.

Rajoy lanzo una advertencia: "es muy importante que el señor Puigdemont acierte" en su respuesta.

Los secesionistas catalanes no aceptan la "legalidad española" que han reemplazado por la "legalidad catalana". No reconocen la Constitución, el parlamento, los Tribunales ni cualquier otras institución que no sean las suyas.

En su declaración, en la mañana de ayer, Mariano Rajoy ha asegurado que "en la contestación al requerimiento el señor Puigdemont tiene la oportunidad de contestar a tantas llamadas desde tantos ámbitos para recuperar la legalidad". Y agregó que, "si Puigdemont respeta la legalidad, se pondría fin a un periodo de ilegalidad e incertidumbre".

El requerimiento anunciado por Rajoy, en el que pide a Cataluña que aclare si ha declarado o no la independencia, constituye un ultimátum en toda regla, previsto en el propio artículo 155, y da al Govern la posibilidad de rectificar una DUI que ha nacido muerta y ha causado ya suficiente daño a Cataluña y España. Rajoy. "Es preciso que preciso que vuelvan la tranquilidad y el sosiego. Seguiré actuando con prudencia y tranquilidad", concluyó Rajoy ante el Congreso. Una respuesta liderada por el Gobierno y reforzada por el apoyo de los tres principales partidos del bloque constitucional: PP, PSOE y Ciudadanos.

Por su parte, Oriol Junqueras, líder de otro de los socios (Esquerra Republicana) y vicepresidente regional, descartó "del todo" elecciones anticipadas como vía de solución y dijo: "Espero no ser el único que las descarte". También, hacerse cargo con funcionarios especiales de la policía autonómica (los Mossos de Esquadra, por ejemplo) y las policías locales o municipales.

Rajoy defendió su posición en el Congreso refiriéndose al "mito de una independencia de cuento de hadas" y reiteró su disposición al diálogo con el "catalanismo pactista y democrático".

El titular del Ejecutivo tiene el respaldo de 254 diputados del PP, PSOE y los liberales de Ciudadanos que representan en conjunto el 73% de la Cámara.

Noticias recomendadas

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.