Viejo tatuaje terminó inflamando sus ganglios linfáticos

Viejo tatuaje le provoca insólito 'cáncer' a una mujer

Viejo tatuaje le provoca insólito 'cáncer' a una mujer

Una mujer que 15 años antes se había hecho un tatuaje que cubría su espalda, jamás sospechó que la tinta con la que se lo hicieron le causaría 'un extraño cáncer.

En la actualidad es muy común que cualquier persona se haga un tatuaje - abogados, doctoras, padres de familia, estudiantes - algo que en décadas pasadas se relegó a marineros, ex convictos y maleantes (obvio, todo con un pensamiento del siglo XIX), sin embargo, con el paso de los años, la idea innecesaria de relacionar a alguien tatuado con un criminal ha quedado de lado.

Ése fue el caso de una paciente australiana, cuyos médicos diagnosticaron con linfoma, un tipo de cáncer, pero que después de una detenida inspección se dieron cuenta de que en realidad el "cáncer" no era más que una bola de tinta negra, parte de un tatuaje que la mujer, que no fue identificada, se había hecho en 2002. Fue así que las células inmunes encontraron en el pigmento una sustancia extraña, lo ingirieron y viajó de la piel a los ganglios linfáticos durante años, de acuerdo a la publicación de la revista Annals of Internal Medicine.

La consiguiente revisión médica reveló que los ganglios linfáticos de su pecho se habían agrandado, incluso en la zona cercana a las raíces de sus pulmones. No se trataba de cáncer, sino de algo realmente insólito.

La bola de tinta fue asimilado por su sistema inmunológico que varias células formaron un ganlgio a su alrededor.

Los médicos extrajeron el supuesto ganglio linfático de su axila y encontraron un grupo de células inmunes que estaban llenas de pigmento negro.

Noticias recomendadas

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.