Sismólogos predicen un 'megaterremoto' en México — No tienen paz

Investigan probable gran sismo en brecha de Guerrero

Investigan probable gran sismo en brecha de Guerrero

Fue en 1911 cuando se registró el último gran sismo en la Brechade Guerrero, región ubicada entre Zihuatanejo y Acapulco.

"Tampoco hay una garantía absoluta de que el epicentro sea ahí", externó, el científico, quien explicó que sería un periodo "lo suficientemente largo como para hacernos temer que un sismo importante se generará en la región". Sin embargo, de existir y si se acumula energía en esa brecha temporal, hay una forma de medirla que se está implementando mediante una investigación conjunta entre México y Japón, que determinaría con un poco más de certidumbre si ese gran sismo ocurriría o no.

En ese sentido, el nuevo proyecto de investigación en el que trabaja el Instituto de Geofísica (IGf) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), la Universidad de Kyoto y las agencias japonesas de Cooperación Internacional y de Ciencia y Tecnología, buscará brindar información sobre posibles sismos futuros.

Cada cuatro años se repiten en esta región 'sismos lentos', los cuales duran unos ocho meses, explicó al diario 'Vanguardia' Víctor M. Cruz Atienza, profesor del IGf responsable por parte de México de la investigación que se lleva a cabo en el marco del proyecto gubernamental japonés de la Asociación para la Investigación Científica y Tecnológica para el Desarrollo Sostenible (SATREPS, por sus siglas en inglés).

Para Miguel Ángel Santoyo, sismólogo del Instituto de Geofísica de la UNAM, una posibilidad es que la Brecha de Guerrero presente deslizamientos asísmicos.

Ante la falta de movimientos telúricos importantes durante más de un siglo, ¿se puede esperar que en algún momento en la Brecha de Guerrero se genere un gran sismo?

Para determinar el nivel de riesgo que podrían representar los deslizamientos sismicos y asísmicos, en la Brecha de Guerrero se colocarán distintos sensores de medición de movimiento, sismografos de banda ancha y tecnología de GPS de alta precisión tanto en tierra como en el fondo marítimo, con los que se registrarán los desplazamientos de la región.

"Con ello sabremos si se acumula energía de deformación en la zona de la brecha y de ser así, si hay la suficiente energía acumulada para producir un terremoto o no: quizá ese deslizamiento asísmico relaja todo el esfuerzo y ese sismo ocurrirá hasta dentro de mil años, aunque no lo sabemos", expresó.

Finalmente, Raúl Valenzuela descartó que los sismos del 7 y 19 de septiembre de este año estén relacionados con la Brecha de Guerrero pues se presentaron en zonas muy alejadas entre sí.

Noticias recomendadas

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.