Papa contra la discriminación a enfermos del mal de Huntington

Una argentina que sufre una rara enfermedad mortal y el Papa la ayudará a difundirla

Una argentina que sufre una rara enfermedad mortal y el Papa la ayudará a difundirla

"Algunas líneas de investigación, de hecho, utilizan embriones humanos provocando inevitablemente su destrucción". América Latina es el continente con mayor incidencia de este mal, hasta mil veces superior que en el resto del mundo.

"He escuchado sus historias y las dificultades que cada día tienen que afrontar", dijo el Papa: "Conozco la tenacidad y la dedicación de las familias, los médicos, el personal sanitario y los voluntarios que están a su lado en este camino lleno de cuestas arriba, algunas muy duras".

"Aquí están presentes genetistas y científicos que sin escatimar energías se dedican desde hace tiempo al estudio y la búsqueda de una terapia para la enfermedad de Huntington".

"¡Nunca más oculta!", clamó, citando el lema del encuentro, tras recordar que, por demasiado tiempo, los temores y las dificultades que han caracterizado la vida de las personas enfermas de Huntington han provocado a su alrededor malentendidos, barreras y verdaderas marginaciones.

Y, por último, pidió hacer más visibles a este tipo de enfermos: "En muchos casos, los enfermos y sus familias han experimentado el drama de la vergüenza, del aislamiento, del abandono".

En su breve discurso, el papa recordó que "con frecuencia la enfermedad se agrava por la pobreza, las separaciones forzadas y una sensación general de confusión y desconfianza" y pidió a las asociaciones y organismos nacionales e internacionales a ayudarles a "reivindicar sus derechos". Sin embargo, el Papa Francisco rechazó el uso de embriones humanos en esas investigaciones científicas, pues "ningún fin, aunque en sí mismo sea noble, puede justificar la destrucción de embriones humanos". Explicó que esas palabras "se derivan precisamente de la misma enseñanza de Jesús". Se refirió a la cercanía que mantuvo Jesús con los enfermos, quien asegura que derribó los muros del estigma y de la marginación.

A los enfermos, el pontífice intentó consolarles al asegurar que "para Jesús, la enfermedad nunca ha sido obstáculo para acercarse al hombre, sino todo lo contrario". "La fragilidad no es un mal. Y la enfermedad, que es expresión de la fragilidad, no puede y no debe llevarnos a olvidar el inmenso valor que siempre tenemos ante Dios", dijo, en italiano, ante un público procedente de todo el mundo que lo escuchaba con auriculares con traducción simultánea, en el Aula Pablo VI.

Por otro lado Solís explicó que los enfermos del "baile de San Vito" son además "marginados y discriminados por la sociedad" venezolana ya que en muchas ocasiones se cree que el mal se puede contagiar "como si fuera una varicela", lamenta el experto. Se sentían escuchados, respetados, amados.

Él nos ha enseñado que la persona es siempre valiosa, que tiene siempre una dignidad que nada ni nadie le puede quitar, ni siquiera la enfermedad.

Jorge Bergoglio les dio ánimos: "Ninguno de ustedes se debe sentir nunca solo, ninguno se debe sentir una carga, ninguno debe sentir la necesidad de escapar".

"Ustedes son preciosos a los ojos de Dios".

Se trata de un tema delicado, ya que algunas investigaciones con embriones son consideradas importantes para una posible cura.

Finalmente, el Sumo Pontífice se dirigió a los científicos y los animó a realizar sus esfuerzos con medios que no contribuyan a la "cultura del descarte".

Noticias recomendadas

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.