Campaña de Trump tuvo al menos 18 contactos no revelados con rusos

Dólar 'rebota' desde un mínimo de cuatro semanas

Dólar 'rebota' desde un mínimo de cuatro semanas

"Aquí no tenemos nada que comentar ya que es un asunto interno de Estados Unidos", declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, citado por la agencia rusa de noticias Sputnik.

Acosado por una crisis política que ya amenaza con paralizar su incipiente gestión, el Presidente dijo que las investigaciones sobre la alegada colusión entre su campaña presidencial y Rusia no pasan de ser "una caza de brujas".

El Departamento estadunidense de Justicia designó la víspera a Mueller como fiscal independiente para indagar la presunta interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de noviembre pasado en Estados Unidos para influir en favor de Donald Trump. Esto sin duda incluirá el despido del director del FBI, James Comey, por Trump la semana pasada.

Los dos comités del Congreso que también analizan el caso solicitaron el miércoles de manera formal todos los documentos que existan sobre las conversaciones entre Comey y el presidente para aclarar la posible obstrucción de justicia en la que podría haber incurrido el presidente al pedirle al entonces director del FBI que dejara de investigar a su ex asesor en seguridad nacional Michael Flynn.

En ese sentido, agregó que el nombramiento de un abogado especial sería determinante para saber si hubo un acuerdo entre Rusia y el equipo de campaña de Trump.

El funcionario se encontraba en medio una intensa investigación sobre los contactos de personal de la campaña de Trump y funcionarios rusos.

Esta vez por el nombramiento de un fiscal especial para investigar la trama rusa.

"Mi decisión no es un hallazgo de que se han cometido delitos o de que una acusación está garantizada".

Desde su investidura, el 20 de enero, Trump busca desesperadamente poner punto final a la controversia por sus supuestas relaciones con Rusia durante la campaña, pero desde entonces el problema no ha cesado de crecer y ahora ya amenaza paralizar su presidencia.

Para esa responsabilidad fue escogido el abogado Robert Mueller, quien fue director del FBI por más de una década (entre 2001 y 2013) después de los atentados perpetrados en Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001.

Para servir como fiscal especial tendrá que renunciar a la firma de abogados en la que trabaja a fin de evitar conflictos de interés, indicó el Departamento de Justicia.

"Bob fue un muy buen fiscal general de EE.UU. y un gran director del FBI, y no hay mejor persona a quien se pudiera pedir que desempeñe esta tarea", afirmó.

La dificultad se encuentra en la presencia mayoritaria del partido Republicano en la Cámara, o sea, bajo el control del presidente Trump.

Noticias recomendadas

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.