Macron nombra a Edouard Philippe como primer ministro

La canciller alemana, Angela Merkel, y el nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, acordaron este lunes elaborar un mapa para profundizar la integración de la Unión Europea, así como para abrir la puerta al cambio de los tratados del bloque para facilitar una reforma ambiciosa.

Rompiendo con la tradición histórica de la quinta república, el nuevo presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha elegido un primer ministro que no pertenece a su familia política: Édouard Philippe de 46 años.

Esta es la primera ocasión en la historia moderna de Francia que un presidente nombra a un primer ministro no perteneciente a su partido sin verse forzado por una derrota en la contienda legislativa. Horas después deseó "que la globalización y la apertura de nuestro país beneficie a todos".

El secretario general de Los Republicanos, Bernard Accoyer, evocó "una decisión individual" del nuevo primer ministro y no "un acuerdo político".

Los apoyos de Macron, que en sólo un año creó su formación política, saludaron la elección del presidente, que permite "terminar con algunas fracturas ideológicas que ya no deben correr", según el senador LR Jean-Baptiste Lemoyne, que se sumó al movimiento del nuevo mandatario.

Para la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, el nombramiento "confirma" que no hay una clara separación entre los socialistas y la derecha en Francia a la hora de gobernar.

La canciller adelantó que esta nueva relación entre París y Berlín va a tener resultados "a medio plazo" y anunció que tras las elecciones parlamentarias de junio en Francia ellos dos y algunos ministros clave de ambos países se reunirán para trazar una "hoja de ruta" en la que se perfile el futuro de la UE y la eurozona.

"La colaboración en materia de seguridad también se mantendrá", agregó.

Tras la victoria de Macron el 7 de mayo ante la extrema derecha, Merkel consideró que el joven centrista simbolizaba la esperanza "de millones de franceses y también de mucha gente en Alemania y en Europa".

Y aunque se fijó una serie de cambios en el funcionamiento de la UE y de la zona euro, avanzó para convencer a las instituciones comunitarias y a sus socios -en particular a Alemania-, que Francia debe dar ejemplo poniendo en orden sus cuentas públicas -el déficit debería estar por debajo del 3 % del PIB este año- y con reformas como la del mercado laboral.

"Cada uno representa los intereses de nuestros propios países, pero los intereses de Alemania están vinculados estrechamente de manera natural con los intereses de Francia", dijo Merkel.

Antes de que comenzar este lunes los encuentros, Berlín repitió que un cambio de tratados europeos "de momento" no era "realista".

Noticias recomendadas

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.